Innovad

Laboratorio Innovad

Innovad es un laboratorio belga con una amplia experiencia en productos nutricionales con más de 1.000 referencias para dar la mejor solución a los retos que plantea el día a día de la alimentación y producción ganadera. Dispone de una alta capacidad de I+D asociados con la Universidad de Gantes y una flexibilidad de producción para adaptarse a las necesidades del cliente. Con las certificaciones de calidad Fami Qs y FCA como sellos de su buen hacer.

La necesidad de reducir el costo general de producción sigue siendo el objetivo número uno dentro de la industria ganadera y el costo del alimento ejerce el mayor impacto. La impredecible y alta fluctuación de los costos de las materias primas (cereales, proteínas y grasas) y la carga cada vez mayor y más compleja de la contaminación de toxinas siguen teniendo un impacto negativo en la productividad de los animales. A medida que las mejoras genéticas avanzan en los animales de cría, el desafío del nutricionista consiste en formular el equilibrio correcto de nutrientes a lo largo de las etapas de la vida para garantizar que el mayor potencial genético se exprese en términos de ganancia media diaria, el índice de conversión del alimento y prolificidad. Además de la producción, el rendimiento se ve afectado negativamente por el estrés causado por la producción intensiva que conduce a problemas de enfermedades, trastornos inmunológicos y desequilibrios de la flora intestinal. La producción moderna ha estado utilizando antibióticos durante décadas como una herramienta para mantener estos problemas bajo control. Las bacterias desarrollan resistencia a los antibióticos por naturaleza, y existen evidencias de que los niveles globales de resistencia están aumentando. Potencialmente, cualquier uso de antibióticos puede afectar la eficacia de la gestión de la salud. Por esta razón, los aditivos como los promotores de crecimiento antibióticos, las premezclas medicadas y el óxido de zinc ya no están disponibles y se requiere el uso de aditivos alternativos. Estos desafíos requieren que las organizaciones de investigación, los fabricantes de piensos y aditivos y los productores de cerdos se esfuercen constantemente por encontrar formas más eficientes y novedosas de superar los problemas enfrentados y al mismo tiempo reducir el costo general de producción para garantizar un producto final con un costo competitivo. Con el objetivo de ayudar al productor ganadero a enfrentar este amplio espectro de desafíos, Innovad ha desarrollado una gama de productos y programas para mejorar el rendimiento de la producción en una serie de áreas claves: mejorar la integridad intestinal, combatir las presiones de las enfermedades, proporcionar formas alternativas de reducir o eliminar las premezclas medicadas, estimular la inmunidad, optimar la ingesta, mejorar las tasas de crecimiento y la conversión alimenticia.

Para ello Innovad cuenta con cuatro líneas de productos:

Control de micotoxinas y estrés animal

Aliviar el estrés en animales confrontados potencialmente con contaminantes tóxicos. Los factores de estrés, como el manejo, los cambios ambientales repentinos, el calor, los programas de alimentación y los cambios en la composición de la dieta, la vacunación, los desafíos de enfermedades, las infecciones y la respuesta inmunitaria deficiente están afectando la salud y la productividad de los animales.

Los animales poseen una resistencia natural e inmunidad limitadas a tal estrés que a menudo provocan un estrés oxidativo, cuando el animal ya no es capaz de desintoxicar a tiempo las especies de oxígeno reactivo a nivel celular. El impacto de tales factores de estrés se agrava y aumenta en presencia de toxinas. Las toxinas disminuyen la función de órganos como el hígado y los riñones. Las micotoxinas ejercen un impacto negativo significativo en los mecanismos de defensa y el sistema inmunológico de las aves de corral. Las fumonisinas y el deoxinivalenol (DON) predisponen al desarrollo de enteritis necrótica en pollos de engorde. En el medio ambiente actual, la presencia de micotoxinas es un riesgo inherente. Existen muchas posibilidades de que múltiples mohos micotoxigénicos como Aspergillus, Fusarium y Penicillium y sus toxinas se introduzcan en los silos y el ensilado de maíz durante la cosecha y después del ensilaje. Una encuesta reciente destacó que el 99% de las muestras de grano recogidas contenían micotoxinas y más del 85% múltiples micotoxinas. Hasta la fecha, se han identificado más de 400 tipos de micotoxinas, también diversos en su química y efecto en los animales.

Los piensos contaminados con micotoxinas causan un amplio espectro de problemas que van desde la reducción de la ingesta de alimento y el rendimiento del crecimiento hasta deficiencias en la reproducción, salud e inmunidad. Los síntomas a menudo no son específicos y le cuestan al sector agrícola miles de millones de dólares al año. Las micotoxinas de los piensos alimentarios también pueden terminar en productos animales destinados al consumo humano, como la leche, los huevos y la carne, donde permanecen estables y como moléculas tóxicas inertes. La contaminación por toxinas múltiples es muy probable que ocurra en condiciones normales. Las toxinas múltiples pueden ejercer un efecto sinérgico, lo que aumenta el impacto negativo en el rendimiento y la salud del animal. Las toxinas de los hongos combinadas con las toxinas bacterianas aumentan significativamente los problemas de salud de forma negativa. Las micotoxinas también pueden aparecer en forma conjugada ya sea soluble (micotoxinas enmascaradas) o incorporadas en / asociadas con / unidas a macromoléculas (micotoxinas conjugadas). El muestreo y análisis de alimentación individuales, aunque a menudo se pasa por alto, constituye un factor crítico debido al alto costo y al relativamente largo tiempo de análisis que esto implica. Por lo tanto, este enfoque resulta bastante insuficiente o poco económico para proceder a una evaluación de riesgo completa. Por lo que la prevención es la opción favorita para un enfoque eficiente.

Atrayentes alimentarios

Ingesta de alimento y palatabilidad. La óptima ingesta de alimento es crucial para el consumo de las cantidades de nutrientes esenciales necesarias. A lo largo de su ciclo de vida, los animales están sujetos a diferentes causas de estrés, como los cambios en la formulación del alimento vinculados a la fluctuación del uso y la calidad de la materia prima. Además, la mejora continua en la reproducción ha dado lugar a animales con alto potencial genético. Bajo tales condiciones, los animales tienden a reducir el consumo de alimento, lo que a su vez reduce su rendimiento. La alimentación, incluso con valores nutricionales altos y que promueven la salud, no se consume en cantidades adecuadas si los alimentos no tienen el olor y el sabor deseables. El olor y el sabor son los estímulos más poderosos de los sentidos químicos del animal que ponen en marcha los fenómenos secretores de reflejos, conduciendo a una mayor eficiencia de la alimentación. Los atrayentes son aditivos organolépticos desarrollados de acuerdo con la fisiología del gusto y el olfato del animal. Se basan en sustancias naturales e idénticas a las naturales que mejoran, corrigen y refuerzan el olor y el sabor natural del alimento, estimulando el consumo, el crecimiento y la producción.

¿Por qué usar atrayentes en piensos animales?

Para crear en el animal una asociación positiva entre olor y alimento para estimular el consumo de piensos. Para desencadenar un aumento de las secreciones digestivas a través de reflejos condicionados, y preparar el intestino para una mejor digestión. Enmascarar olores desagradables de minerales, antibióticos, subproductos. Proporcionar un acabado aromático homogéneo. Para evitar reacciones de alarma asociadas a cambios de formulación. Para facilitar el proceso temprano de destete de los animales jóvenes. Innovad ha desarrollado una línea de palatabilizantes intensos con un efecto de larga duración que mejora la palatabilidad del alimento, resultan apetecibles para los animales y asegura una mayor ingesta de alimento optimizando así el rendimiento del animal. Los atrayentes de Innovad (Cibus y Tasty Attract) son productos complejos, hechos de numerosos principios activos cuidadosamente acoplados. Los edulcorantes de Innovad (Mellis) son agentes de palatabilidad que no están relacionados con el olor.

Antibacterianos y auxiliares digestivos

Prevención

Alcanzar el estado de salud animal más alto posible es un elemento clave para la producción de alimentos de origen animal. El enfoque ha pasado indudablemente del tratamiento a la prevención con un énfasis en la digestión y el rendimiento óptimos para mantener la rentabilidad. Los animales jóvenes sufren un estrés importante debido a la demanda de alto rendimiento desde los inicios, mientras que su tracto intestinal carece de la maduración necesaria. Esto desencadena efectos indeseables:
La función de la barrera de pH gástrico natural se debilita siendo incapaz de arremeter contra bacterias patógenas como Salmonella y E. coli. Este déficit se encuentra vinculado con la insuficiente secreción de ácido gástrico y la ingesta de alimento con una alta capacidad de amortiguación. La incompleta pre-digestión de proteínas como consecuencia de la activación subóptima de pepsinógeno a pepsina. Esto no solo afecta el índice de conversión del alimento (IC) sino que también aumenta el riesgo de alteraciones de la fermentación en el intestino posterior, ya que las fracciones de proteínas no digeridas sirven como nutrientes para bacterias patógenas típicas como la Clostridia.

Ácidos Orgánicos

Los ácidos orgánicos poseen claramente el potencial de mejorar el rendimiento de los animales. Debido a sus múltiples efectos a nivel fisiológico y celular, los ácidos orgánicos ejercen un impacto directo e indirecto en la eficiencia digestiva. Efecto directo: Proteger la calidad microbiana del alimento. Reducir la capacidad de amortiguador del alimento. Acidificar el estómago. Activar el pepsinógeno en su totalidad, lo que resulta en una mejor digestión de las proteínas. Mejorar la función de barrera contra agentes patógenos, impidiendo en mayor medida el paso de patógenos al área intestinal. Indirectamente, esta actividad afecta favorablemente las condiciones en la parte inferior del tracto digestivo: Protege y mejora la microflora intestinal. Estimula la secreción pancreática y mejora la digestión en general. Favorece la fermentación intestinal saludable. Reduce la diarrea. Reduce la excreción de nitrógeno y fósforo. La experiencia de nuestra empresa puede ayudarle a elegir el producto adecuado específico para su aplicación para garantizar la máxima actividad en el tracto intestinal, centrándose en la eficiencia in vivo. Novicid ayuda al animal a optimizar la acidificación para alcanzar un alto rendimiento. La gama de productos Novibac ofrece conceptos de conservantes cuidadosamente diseñados, seleccionados en función de los componentes activos, formato (mezclas tampones o no, líquidas o secas), aplicación, corrosión, etc.

Salud intestinal y control de medicamentos

Un intestino saludable

Lumance nuestro producto sinérgico para mantener el intestino samo y protegido. La salud intestinal es el factor más determinante para la salud animal en general, el rendimiento del ganado y, finalmente, la rentabilidad de la granja. Bacterias dañinas, como la E. coli patógena, pueden colonizar el tracto gastrointestinal y causar enfermedades clínicas y subclínicas. En animales con infecciones bacterianas se puede observar una ingesta de alimento y ganancia diaria reducidas, inactividad y disminución de la interacción social. En una era de creciente volatilidad en los precios y escasa disponibilidad de las materias primas, obtener suficientes materias primas de una calidad aceptable se está convirtiendo en uno de los principales desafíos para la industria ganadera. Con el fin de reducir los costos de alimentación y obtener suficiente materia prima, los productores de ganado a menudo se ven obligados a utilizar fuentes de proteínas y carbohidratos no convencionales o materiales de menor calidad. Esto significa que los animales se enfrentan constantemente a cambios en la composición y calidad de la dieta, lo que representa un factor de riesgo para su salud. Además, el estrés complica en gran medida la situación al alterar la homeostasis intestinal, lo que a menudo conlleva a problemas de salud y trastornos intestinales. En los cerdos, por ejemplo, el tamaño promedio de la camada ha aumentado significativamente, con más lechones de bajo peso, y más vulnerables al destete. Asimismo, la regulación, la seguridad alimentaria y el bienestar de los animales están estableciendo nuevas tendencias hacia las limitaciones o restricciones del uso de antibióticos para el tratamiento de enfermedades, alimentos medicados, óxido de zinc, etc.

Inflamación

Varios factores de estrés ejercen un impacto negativo en la calidad de las uniones ocluyentes. Esto conduce al síndrome de “fuga intestinal”, que ocasiona que las moléculas de gran tamaño como las toxinas y los radicales agresivos se filtren a través de la tripa. El resultado es el daño celular, la producción de “Especies de oxígeno reactivo” (EOR) y activación del sistema inmunológico. Este último se empareja automáticamente con la producción de citoquinas inflamatorias. La neutralización de estos componentes inflamatorios consume cantidades significativas de energía y, por lo tanto, de nutrientes, que a su vez conduce a un crecimiento reducido y mayores tasas de conversión de alimento. La inflamación subclínica puede costar hasta el 30% de los requerimientos de energía. Aunque el modo de acción de los Promotores de Antibióticos de Crecimiento (APC) aún no se comprende completamente, hay pruebas de que, además de la regulación de la microflora, los APC también desempeñan un papel importante en la reducción de las citocinas inflamatorias. Esto se traduce en un ahorro sustancial de energía y un mejor rendimiento.
Alcanzar el estado de salud animal más alto posible es un elemento clave para la producción de alimentos de origen animal. El enfoque ha pasado indudablemente del tratamiento a la prevención con un énfasis en la digestión y el rendimiento óptimos para mantener la rentabilidad. Los animales jóvenes sufren un estrés importante debido a la demanda de alto rendimiento desde los inicios, mientras que su tracto intestinal carece de la maduración necesaria. Esto desencadena efectos indeseables:
La función de la barrera de pH gástrico natural se debilita siendo incapaz de arremeter contra bacterias patógenas como Salmonella y E. coli. Este déficit se encuentra vinculado con la insuficiente secreción de ácido gástrico y la ingesta de alimento con una alta capacidad de amortiguación. La incompleta pre-digestión de proteínas como consecuencia de la activación subóptima de pepsinógeno a pepsina. Esto no solo afecta el índice de conversión del alimento (IC) sino que también aumenta el riesgo de alteraciones de la fermentación en el intestino posterior, ya que las fracciones de proteínas no digeridas sirven como nutrientes para bacterias patógenas típicas como la Clostridia.